Categorías
Varios

Ficción y ciencia

Al hilo de la anotación de Maegith sobre “Ciencia y ficción”, hablando sobre series espaciales y su parecido con la realidad, me gustarí­a comentar algo sobre el remake de Galáctica. Es una nueva versión de la serie de hace 30 años, pero ahora mucho más adulta y creí­ble. En ella, la raza humana prohibe toda clase de inteligencia artificial y cualquier investigación cientí­fica sobre la materia, ya que crearon unos seres mecánicos (los Cylones) usados en principio como soldados que luego se rebelaron contra ellos mismos y casi los exterminan. Incluso se produce un efecto de retroceso cientí­fico, y como explican en la serie, ni siquiera las naves más avanzadas disponen de teléfonos inalámbricos, ni ordenadores interconectados, ni nada que se pueda interferir electrónicamente. De hecho, las naves de la flota se comunican con una especie de télex que hoy en dí­a todaví­a se utiliza en submarinos.

Pensando un poco, uno se dá cuenta de que ya ha pasado algo parecido en nuestra auténtica historia de la humanidad. La Edad Media causó durante más de 800 años que la ciencia fuera considerada anatema, y se prohibiera cualquier clase de investigación cientí­fica (por causas “religiosas“). Debido a ello, hoy la humanidad está 800 años más retrasada tecnológicamente de lo que deberiamos estar. Si no hubiera sido por aquellos años, quizás hoy ya tendriamos dispositivos antigravedad, motores para el viaje interestelar o aplicaciones prácticas del teletransporte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.