Categorías
Retroinformática

Amstrad CPC al máximo

No cabe duda de que fue un ordenador exprimido al máximo, al igual que sus hermanos de 8Bits como el Spectrum, el Commodore y en menor grado el MSX (al ser el sistema más potente técnicamente). La verdad es que la scene CPCera no está para nada muerta y muestra de ello la tenemos en el absolutamente increible SymbOS, un GUI con vocación de sistema operativo que transforma al Amstrad en algo mucho más potente que una máquina de 8-Bits, con caracterí­sticas de informática de hoy en dí­a: multitarea, gestión de memoria dinámica de hasta 578Kb, gestion de archivos de hasta 1GB de tamaño (sí­, 1GB) y una interfaz gráfica más allá del lí­mite de las probabilidades del sistema…

Me muero de ganas por probarlo en mi CPC real, aunque de momento, usarlo en emuladores es una gozada… Dá que pensar lo lejos que los 8Bits podrian haber llegado, sobre todo, teniendo en cuenta misterios y rumores como que el CPC trae consigo como un modo gráfico de alta resolución y profundidad de color no documentado que algunos programadores descubrieron en su chip gráfico

2 respuestas a «Amstrad CPC al máximo»

Jejeje! Estamos agüeletes, eh!? ;- )

Felicita a la máquina de mi parte!! Eso del permiso especial no lo sabí­a yo… hasta las dos de la madrugada en la época del Casimiro era toda una hazaña!!!

Y el ruidico que hacian los telemach daba clase. Pasar de un AmStick a un Telemach era lo mismo que del monitor de fosforo verde al de color! *click* *click* “El mando de una recreativa en tu casa” *click* *click* Eso sí­, las conversiones no eran “pixel perfect” que digamos. ¿Y para qué? Lo que no tení­an se lo poniamos nosotros!

En aquella época el intercambio de juegos era como debí­a ser. No ahora, lleno de videoclubs y descargas con un solo click sin rostro detrás… era como coleccionarte el album de los masters… tu comprabas, y cambiabas en los recreos con los amigos! Además las empresas no tení­an los problemas que tienen ahora, porque con un único juego que se compre uno y lo pinche en la red ya se puede acceder desde cualquier ordenador con conexión. Antes la compra era obligada, dividida por colegios. Los únicos nexos de unión eran los vecinos y “primos del campo”, nada de fibra óptica ni modernidades de esas.

Bueno lo de la “compra necesaria” era obligatoria a no ser que fueras asiduo a afanar en el SIMAGO. Afanar no, que está feo, pero el cambiarle las equitetas de los precios sí­ que estaba “bien visto”. De hecho, casi a “finales” del cpc me llevé un Garfield la mar de barato ( por 395) que resultaba que el manolo habí­a cambiado la pegatina… y valí­a 1200! (soc un lladre sin saberlo!)

Venga a ver si van rulando los posts!

Y muy molón el banner, sí­ señor!!!

Hombreeee el “culpable” de que me comprara el CPC ha hablado! Ya decí­a yo que estabas tardando… Me ha gustado eso de la “red de colegios peer to peer”, una especie de eMule retro! jejejejeje

Lo de Simago no lo sabí­a! Menos mal que el Garfield estaba chulo… Ayer por cierto pasé por delante de Slicon Elephant (¿se llamaba así­ la tienda?) y me dió un retroataque de nostalgia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.