Categorías
Apple

El Gran G3

Como dicen los hermanos Wachowski, “Todo inicio tiene un final”, así­ que he decidido que ésto va a ser lo último que me compre para mi PowerMac G3 (básicamente porque ya no puedo ponerle nada más, a no ser que le quite el G3, cosa que no quiero). Se trata de una tarjeta gráfica ATI PCI Radeon 7000 de 32MB para Mac, encontrada en eBay por 30 euros. La tarjeta es bastante malilla comparado con lo que tenéis en vuestros MacBooks Pro y PowerMacs G5, pero es un cambio sustancial respecto a la cutre Rage 128 de 16MB que traí­a el Pitufo de serie.

¿Se notan cambios? Pozí­. Suavidad en todo lo que tenga que ver con el subsistema gráfico: OpenGL, videos, Dashboard (ahora que lo hemos puesto tan de moda XDDD), efectos… la verdad es que todo va mucho más suave y sensiblemente más rápido que antes. Como digo, es la última cosa que le compro a mi Mac que el pobrecillo ya no puede más. Tengo la sensación de que un dí­a me va a succionar por el botón de inicio de la torre y voy a aparecer en un mundo virtual, rollo Tron. Allí­ me encontraré con el Gran G3, cuyas primeras palabras serán: “Grrrrrrrrrrrrrrrrrraaaaarrrggggg!!!” antes de lanzarse contra mi en plan venganza asesina.

La cosa es que va mu bien. Si no fuera porque no puedo usar programas de edición de video y juegos y virtualizaciones y esas cosas tan raras que hacéis algunos, no pensarí­a en cambiarlo. Pero lo pienso. Ayer mismo me llamó Steve Jobs para preguntarme si aceptaba el MacBook Pro de regalo, de una dichosa vez. Yo le dije “Todaví­a no Esteban… quizás para Junio“. Que pesado el Jobs éste, siempre regalando cosas.

Para seguir con mi largo historial de torturas pituferas, ahora mismo estoy overclockeando la tarjeta… ¡claro! La fama cuesta, amiga Radeon… no sabes donde has ido a parar. Ya llevo un 13,64% de incremento en GPU y RAM y ésto tira que no veas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.