Un viaje
La pequeña historia de alguien al que le gusta escribir sobre las sensaciones de la tecnología

Mi MacBook Air, mi iPhone 6 Plus

El primer recuerdo sobre algo escrito por mi es del colegio. En clase, la profesora nos animaba a una especie de concurso donde cada alumno escribía una historia, y después la clase votaba la que más le había gustado. Mi primera historia contaba cómo un grupo de astronautas llegaba a Marte, y gran parte de ella se dedicaba a describir como era la nave espacial que lo conseguía. Ese día gané, y creo que ha sido el premio más importante de mi vida porque aún sigo acordándome de ello en días como hoy.

En los últimos años de colegio, algunos amigos y yo nos dedicábamos a escribir pequeños “fanzines” sobre informática y videojuegos. Estaban rudimentariamente escritos en mi Amstrad CPC 464, y maquetados utilizando la antigua técnica de recortar, pegar, y fotocopiar. Los intercambiábamos, por pura diversión, como parte de cierto interés por continuar las conversaciones del patio. Y también, por las ganas de crear algo propio y de hacer llegar de forma distinta nuestras opiniones al resto.

Gané el segundo premio de cuentos cortos del instituto, con una historia sobre un niño con poderes otorgados gracias a dispositivos electrónicos viviendo en las células de su cuerpo. Creo que lo que más sorprendió al jurado fue que era el único alumno de ciencias puras que se presentaba a un concurso de literatura. Me preguntaron si no me gustaban más “las letras” que “los números”, y yo les contesté sorprendido que no entendía que hubiera que elegir.

Yo no quería abrumar con números o especificaciones, sino transformarlos en sensaciones conectadas

Un día hablaba con amigos sobre portátiles. Yo no participaba mucho porque me aburría al oír las cifras de velocidad de procesadores, memoria RAM y demás elementos cuantificables del ordenador. Nadie decía lo que me hubiera gustado oír a mi, así que en un momento de la conversación pregunté: “¿Que sensación te da cuando lo usas?“. Y eso lo dije porque vivimos en un mundo plagado de máquinas, pero nosotros no somos una de ellas. Pienso que las sensaciones deben apropiarse de la tecnología, y lo que quería preguntar a aquel chico era algo más que números: ¿que cosas podías crear con él? ¿era fácil hacerlo? ¿te resulta inspirador para ciertas tareas?

Me gustó esa idea de “humanizar” un mundo esclavizado por cifras y valores absolutos, así que pensé que igual podría aportar algo y que podría hacerlo con un medio tan de moda como un blog. Elegí como nombre el día y el mes de la fecha en que me compraron mi primer ordenador (un cuatro del doce) y me lancé a ver que pasaba.

Hoy hace diez años de ese primer post, diez años escribiendo sobre tecnología en Internet.
Desde ese día, sólo han ocurrido cosas increíbles en mi vida.

Gracias a todos por acompañarme.

  • Juan Carlos Alchapar

    Cómo pasa el tiempo…

  • Oh my gods, cómo pasa el tiempo sip… nos hacemos mayores 😉

  • Milenario

    Muchas FELICIDADES Pedro!! que sean muchos años más.

  • penjuto

    Es un placer leer tus artículos. Se hecha bastante de menos la calidad de tus posts en Applesfera. ¿Y para cuando un nuevo AppleCast? Jajaja