PlayStation 4, aterrizaje forzoso
La nueva generación de Sony llega sin dejarnos conocerla del todo, preparando el camino para el futuro en un evento donde las prisas y no la nueva PS4, fue la protagonista

DualShock4 PlayStation4 PS4

La atención hacia la nueva consola fue desviada completamente por un evento sin sentido y muy mal ejecutado

Existía gran expectación por el PlayStation Meeting 2013, donde Sony acabó “presentando” ayer la PS4, que muchos aficionados a los videojuegos esperábamos como abanderada de la nueva generación (Wii U va un poco por libre, en mi opinión). Ojo porque he puesto “presentando” entre comillas, y es que a la compañía nipona no nos mostró la consola física en ningún momento. Ni siquiera un esbozo. Tan sólo vimos el nuevo mando.

Esto, pensaréis, no es determinante para una consola de videojuegos donde prima lo que es capaz de hacer. Sin embargo, no sólo no nos mostraron la consola, tampoco nos explicaron que aportaba (más allá de las especificaciones técnicas, demasiado ambiguas, por cierto). Nos enseñaron el mando pero no cómo interactuaba con la consola, vimos un acercamiento muy pobre al nuevo PS Eye, que además fue mal introducido en una parte de la presentación donde muchos nos preguntamos qué demonios estaban haciendo.

Tampoco hablaron de formato de almacenamiento, ni del precio… vamos, se centraron en enseñar los juegos, y algunos ni eso. El ejemplo de Blizzard fue vergonzoso: suben, anuncian Diablo III para PS4 y se bajan como quien pide un menú en el McAuto. O las cuatro personas de Bungie, más cercanos a ser figurantes en una obra de teatro que unos responsables de desarrollo con intenciones de hablar de su producto.

PS4, no deja de ser la heredera de PlayStation

El evento fue un completo desastre en todos los sentidos: interminables charlas, diapositivas sin valor, gente hablando de cosas que no puede mostrar al público, vídeos que ya habíamos visto (Square Enix, la próxima vez, quédate en casa o venid a España como Kojima a comer jamón) y un “tempo” equivocado donde alternaban características de la consola con speech de desarrolladores que parecían no acabar nunca.

Tampoco debemos olvidar que hablamos de PS4, y hay cosas con muy buena pinta

Sin embargo, aquello no deja de ser la primera aproximación a la PS4. Son palabras mayores. El nuevo mando personalmente me parece una estupenda evolución. Tiene pinta de tener más calidad, ser más cómodo y las nuevas características táctiles pueden ser interesantes. En cuanto a juegos, me quedé con la boca abierta con Killzone (soy muy fan), Watchdogs y seguramente daré una oportunidad al nuevo inFamous.

No se puede pasar por alto lo más importante de la presentación: el cambio de la arquitectura RISC con el procesador Cell al más familiar x86. ¿Os suena el movimiento? Un tal Steve Jobs ya lo hizo en 2005, para asegurar unos procesadores de bajo consumo y alto rendimiento. En el caso de PS4, el motivo principal es facilitar la vida a los desarrolladores, que lo tenían muy complicado con PS3 y que ahora podrán aprovechar en gran medida las versiones de PC para realizar conversiones.

¿Por qué tiene prisa Sony?

El aterrizaje forzoso de ayer para enseñarnos todo lo que vimos, lo poco que vimos, tiene que tener detrás un motivo. Yo estoy convencido de que saben que Xbox tiene algo fuerte preparado, y ellos querían golpear primero. También algunos piensan que Apple podría estar preparando algo para entrar por la puerta grande de los videojuegos a nuestros salones, aunque ésto no dejan de ser especulaciones…

En cualquier caso, un punto de partida interesante por lo que vimos y un auténtico desastre por cómo lo vimos. Esperemos que en el E3 hayan aprendido la lección y sepan ganarse al público que, después de tantos años, querían conocer a la sucesora de la PS3 de una forma mucho más digna.

, ,