cuatrodoce

Blog personal de Pedro Aznar

Navigation
CATEGORY: Gadgets

Enviado desde mi iPhone

Con la llegada de Internet y el correo electrónico a los móviles, los emails casi desde cualquier sitio son muy habituales. La verdad es que es una gozada enviarle un mail a alguien con una foto de la ciudad que estás visitando, con un dato que se te había olvidado o estar informado al instante de algo urgente.

Estos dispositivos móviles, los teléfonos inteligentes, vienen utilizando una firma predeterminada en todos y cada uno de los correos que se envían desde su aplicación de correo electrónico. Suele ser un “Enviado desde…” + el nombre del dispositivo. Cualquier smartphone actual, pasado e incluso futuro lo tiene, tuvo o tendrá.

Los habituales usuarios de BlackBerry, pioneros en el uso de correo electrónico móvil, ya están acostumbrados a este mensaje. Sin embargo, parece que con la popularización de iPhones, Androids, etc… dicho mensajito la gente suele tomárselo más como una “vacilada” del emisor. En realidad no es así: Un email escrito desde un dispositivo móvil siempre debería contener este mensaje.

Con él, estamos indicando al receptor que lo hemos escrito en un dispositivo móvil, no que somos unos compradores compulsivos y tenemos el último modelo de smartphone del mercado. El objetivo de esta pequeña firma no es ese. Indicar a alguien que escribimos desde un dispositivo móvil en realidad le está aportando mucha información: Puede contener pequeñas faltas de ortografía, por la rapidez de escritura y la poca comodidad al hacerlo. Le estamos diciendo también que ese email tan corto sólo está mostrando lo más importante que queremos transmitir, y que se está obviando aportar más información quizás por haberlo escrito en movilidad.

También le indicamos a quien lo recibe que no estamos en la oficina, o en casa. Le estamos dando a entender que esa contestación era importante si la hemos hecho desde un móvil sin estar en la oficina, por ejemplo, y que lo que digamos en ella podría correr prisa.

En definitiva, le indicamos al “otro lado” que ese mail proviene de nosotros en movimiento, y generado con un dispositivo limitado, con todo lo que ello implica. Muy alejado de “mira fulanito vaya vacilada se está pegando escribiendo desde su iPad”. Quizás los dos o tres primeros emails sean por eso, pero el resto ya deberíamos tomarlos más en serio… 😉

Y por supuesto, no soy partidario de eliminar esta firma… Excepto si no queremos que se sepa que escribimos desde un móvil, claro… pero ese ya es otro tema. 🙂

Fondos de pantalla para iPhone de videojuegos clásicos

Estamos rodeados de maravillas tecnológicas, pero seguimos echando de menos aquellos videojuegos clásicos que tantas buenas tardes nos hicieron pasar hace muchos años…

Sin problemas, los mezclamos: Aquí tenéis una buena recopilación de fondos de pantalla para iPhone capturados de videojuegos clásicos de Atari, con la resolución del iPhone (o del iPod touch), listos para ser usados…

Hipstamatic, me encanta

No soy muy entendido en el mundo de la fotografía, ni siquiera llego para publicar “sábados fotográficos“, pero vi que el crack Pedro10 lo mencionaba en su tumblr y me gustaron lo resultados, así que compré la aplicación (1,59€) y la he probado este finde.

La verdad es que los resultados son geniales, cambiando entre el flash, el tipo de carrete y el objetivo, se consiguen resultados tan pintorescos como la imagen que acabo de hacer, y acompaña esta entrada.

La verdad es que cada “accesorio” (carrete, objetivo…) se compran por separado (0,79€) pero eligiendo los adecuados, quedan fotos realmente originales. Esta de Mazinger que acabo de hacer me encanta. Sin saber mucho de fotografía, claro, sólo digo que me gusta el estilo.

Avances en sentimientos a favor del iPad

Si habéis escuchado el Epic Tablet Podcast, ya conoceréis mi opinión sobre el iPad. Me atrae, pero no me entusiasma demasiado. El caso es que, desde que grabamos el podcast, he sonreído dos veces al sorprenderme pensando “Ok, aquí el iPad sería la caña”.

Caso 1.- Enseñar fotos a amigos cuando estás fuera de casa. El iPad es mucho más ligero que cualquier portátil, y más grande que el iPhone, por lo que se ven todos los detalles que en la pantalla del móvil no se aprecian.

Caso 2.- Trabajar on-line sin cargar con el portátil. Sería genial tener uno de éstos para llevarlo en esos findes cortos en que no duermes en casa y no quieres cargar con el portátil. Redactar una noticia para el blog, escribir mails más largos que con el iPhone… Incluso la combinación iPad + Wireless Keyboard es ligera y la utilidad en este caso es grande.

Sin embargo, creo que el iPad fue una decisión muy mejorable por parte de Apple. No digo que con el tiempo no se convierta en lo que todos queramos que sea (y no gracias a Apple), sino en que realmente se podría haber convertido en un nuevo “segmento” como algunos se empeñan en llamarlo, cuando no es así.

Sobre ello, os recomiendo echar ojo a este fabuloso artículo de Gizmodo, titulado magistralmente: “Dos formas incorrectas de hacer un Tablet”… Y en el artículo mencionan el iPad y cualquier tablet Windows del mercado.

Lo que quieren decir es que, es tan mala idea agrandar un iPod touch como reducir un portátil Windows. Y comentan que lo que de verdad se necesita para estos dispositivos es una “tercera vía”: Una nueva interpretación de la metáfora de escritorio, simplificada y funcional. Independiente de cualquier otro ordenador, pero pudiendo trabajar con él sin problemas. Echad un ojo a los vídeos que acompañan el artículo que os menciono.

Soldados

Mi Xbox 360

En realidad todo ésto no es nuevo, pero me sigue resultando curioso, sobre todo últimamente que se ha hecho mas patente: la manía que tenemos muchas veces de crear soldados de bandos imposibles.

Hace apenas 3 semanas me compré mi Xbox 360. Los motivos de la compra no los explicaré aquí, pero básicamente fueron porque mis amigos ya la tenían y así podría jugar contra ellos vía Internet. Además, algunos de sus juegos exclusivos me gustaron bastante, así que me decidí por ésta y no por la PlayStation 3.

Pero cuidado… es de Microsoft. ¡Y no se a quién se le ha metido en la cabeza que yo no debo tener nada de Microsoft! El caso es que me resulta muy gracioso, porque lo mismo me pasa en la oficina con el Arc Mouse que nos regalaron en el EBE08. La gente me ve con un producto de Redmond y se lleva las manos en la cabeza. Yo no debería tener nada “de ellos”, yo estoy en el “otro bando”…

Para empezar: yo no estoy en ningún bando. Soy afín a Apple porque en líneas generales me interesan mucho sus productos y la utilidad que me aportan. Y no, no odio a muerte a Microsoft (lo siento), aunque no me gusta en absoluto su sistema operativo Windows. No se trata de luchar en un bando, se trata de gustos personales. El día que Windows me parezca un buen sistema operativo, lo usaré a diario. El día que BlackBerry me aporte la misma experiencia de usuario que el iPhone, cambiaré de móvil. Pero yo no estoy luchando ninguna guerra, sólo estoy eligiendo lo que me gusta comprar.

Más allá de las risas y bromas que muchas veces hacemos, estas guerras no deberían suceder. Supongo que son inherentes a nosotros mismos, y también suceden en otros campos (como el fútbol, por ejemplo), pero no deberían pasarse de la raya…

No dejéis que nadie os meta en guerras, en bandos o en posiciones absolutas: se equivocan. Si alguna vez tenéis que luchar por algo, que sea por algo que merezca la pena, no por un sistema operativo, una consola, un móvil o una marca de refrescos…. porque no tiene ningún sentido.

La rebelión de los móviles

Mi nuevo móvil

Teorí­a de la conspiración: Viendo la inminente amenaza que llega de Apple, algunos fabricantes de móviles han incorporado en sus aparatejos la Orden 66, rebelándose contra sus dueños.

Vale, pues éste viernes mi ex-móvil ejecutó la órden traidora y me dejó tirado vilmente. Las pantallas murieron. Menos mal, que mis poderes maquero-jedis consiguieron recuperar todas mis fotos, sonidos y ví­deos de él gracias a BluePhoneElite

Necesitaba, por tanto, un nuevo móvil ya que ahora con todo el lí­o de la mudanza, voy a usarlo mucho. Lo que pasa es que yo no soy de esos (casi todos los que me rodean) que dicen “yo sólo quiero un móvil para lo básico, llamar y mensajes!”…

Pues yo no, yo quiero un móvil para todo lo que pueda hacer: llamar, mensajes, conectarme a Internet, emails ví­a Push, Bluetooth, gran memoria, radio, MP3… lo básico vamos, al menos para mi XDDD

Después de dudar, y gracias a una recomendación de Alchapar, me compré el Sony Ericsson K750i. Con lo básico: cámara de 2MP, tarjeta de memoria, pantalla de 256000 colores, etc, etc… es de gama media también, y me servirá para sobrevivir hasta Octubre

… momento en el que yo ejecutaré mi propia Orden 66… 😉

PD: Sí­, el tema que tengo puesto en el móvil es el del iPhone

Esta cosa es rápida, tio

iSquint en MBP

El Sábado fuimos a casa de unos amigos a cenar, y no tení­an DVD. Decidí­ convertir una peli a formato iPod para poder conectarlo en su tele, así­ que dos horas antes de quedar con ellos me fui a casa y abrí­ el iSquint para la conversión. “Es una peli de hora y media, supongo que tardará más o menos eso en convertirla“.

Pues no. El MacBook Pro tardó ¡11 minutos!. He hecho otra prueba hoy con una pelí­cula de dos horas y me dice que tarda ¡13 minutos! en convertirla al formato iPod. Con todo al máximo (parámetro “calidad para volverse loco” del iSquint).

La última vez que ví­ éste programa funcionando fue en un G4, y tardaba un poquito más que tiempo real en la conversión… Pero 11 minutos… es una caña. Y no en el formato “predeterminado” del iPod, sino a una resolución de 720×304 en MP4